Cuarta mesa de roles BIM

Mesa de roles 2.jpg
 

Debido a la actual situación del capital humano de BIM en Chile, es decir, no contar con una definición clara de roles y responsabilidades explícita y consensuada a nivel de la industria, es que se ha trabajado desde 2016 a la fecha en la Metodología Definición de Roles y Responsabilidades BIM para así poder generar un lenguaje común entre los participantes de la industria, definir las competencias para ejercer cada uno de ellos y diseñar los programas de formación necesarios en base acompetencias BIM.

Durante el proceso hubo 4 talleres conformados por representantes de la academia, proveedores de softwares, consultores MOP, consultores BIM, representantes del mundo público (ministerios), quienes tienen conocimiento de BIM y de una u otra forma lo han empleado en su quehacer profesional.

En la primera mesa se trabajó en la definición de acciones y responsabilidades BIM que se llevan a cabo a lo largo de todo el proceso de Diseño-Construcción-Operación de una edificación y/o infraestructura, seguido de los talleres 2 y 3 donde se trabajó en la caracterización de “Roles BIM” de acuerdo al conjunto de responsabilidades y acciones BIM que se definieron en el taller 1.

Luego de recopilar la información, se difundieron las propuestas recogidas en las mesas de trabajo para presentarlas en el taller 4, donde se validaron las correcciones hechas a los “Roles BIM”, de acuerdo a las sugerencias recibidas durante el periodo de difusión. 

La cuarta Mesa de Roles BIM, realizada el 7 de julio, fue dirigida por Carolina Briones, Coordinadora de Capital Humano de Plan BIM de Corfo, ocasión donde se validó la definición de Roles y la caracterización de Capacidades y Responsabilidades BIM para cada uno.

Alberto Montealegre, socio de Montealegre Beach arquitectos y qué asistió al taller, explica que “estos talleres son muy enriquecedores porque se cruzan distintas ideas sobre el tema. Todos somos usuarios y estamos en el barro en este asunto. Es muy importante la visión de otros, pues tienen repercusiones en el ejercicio profesional de cada uno. Es una manera de construir de cierta forma Chile y la cultura tecnológica nos involucra a todos. Hacer cultura y transmitir nuestras experiencias con distintos interlocutores competentes y relevantes del tema, para a ver si llegamos a acuerdos, es beneficioso para todos”.

Por su parte, Bénica Fuenmayor, socia de Puntolab, comenta que “gracias a la capacitación pudimos definir roles que van adireccionar las capacitaciones que nosotros realizamos. Estamos contentos con el proceso, han sido meses de discusiones, pero llegamos a buen término. Hoy existe un boom respecto a Plan BIM, sin embargo, ha sido un camino largo y me parece muy positivo que tengamos buenas prácticas, roles definidos, y además que el gobierno esté participando y requiriendo que sus proyectos estén en base a BIM”.

Esta definición de roles, nos servirá para guiar a la academia en las capacidades que se deben formar para la fuerza laboral que requiere el país para la construcción de los estándares y términos de referencias con los que se hará el llamado a las licitaciones de los proyectos públicos a partir de 2020.

 
Nataly Piña